La joven ingeniera Alba Badia (Sant Llorenç Savall, 2000) habla con entusiasmo del futuro del sector aeroespacial. Ella, con tan solo 23 años, ya ha empezado a abrir su camino en este fascinante mundo, trabaja en una consultora centrada en el desarrollo de ‘software’ para cohetes espaciales y, además, lidera una asociación de estudiantes también dedicada a la construcción de vehículos suborbitales. Junto a sus compañeros de ‘Cosmic Research’ y de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Badia logró lanzar el cohete supersónico más potente de toda Catalunya y ahora sigue trabajando para desarrollar nuevos y ambiciosos proyectos en un sector que, según augura, «traerá grandes noticias en los próximos años».

Hace cincuenta años, en pleno auge de la carrera espacial, se hablaba con mucho entusiasmo de este tipo de misiones pero luego, poco a poco, el interés por el espacio fue decayendo. ¿Cree que la gente a pie de calle vuelve a estar interesada por este tipo de cuestiones?

Sí, la gente vuelve a estar muy interesada en temas del espacio. Pero a diferencia de lo que ocurrió hace cincuenta o sesenta años, cuando el objetivo ‘solo’ era ir a la Luna, ahora la gente reclama entender algo más sobre este tipo de proyectos. Ya no es tan sencillo como decir ‘vamos a ir a la Luna y ya’. Ahora la ciudadanía quiere saber qué nos van a aportar, por qué lo hacemos y quién va a liderar este tipo de iniciativas y con qué finalidad. 

Es curioso que vuelva a haber tanto entusiasmo en la Luna. 

Sí. Porque es lo que tenemos más cerca y lo que más interés nos causa como humanos. La gente no se queda con la parte técnica de las misiones, sino con lo espectacular que suena eso de explorar el cosmos. En los últimos años se han anunciado muchos proyectos para volver a explorar la Luna. India lanzó una sonda hace poco. Rusia lo intentó. Grandes agencias espaciales como NASA planean volver a enviar astronautas pero, a diferencia de lo que se hizo medio siglo atrás, ahora se busca la colaboración de todos los países. España, por ejemplo, ya ha firmado un acuerdo de colaboración para participar en el programa Artemis. 

«La gente no se queda con la parte técnica de las misiones, sino con lo espectacular que suena eso de explorar el cosmos»

Para llevar a cabo este tipo de misiones extraterrestres vamos a necesitar una nueva generación de cohetes. ¿Cómo se está avanzando en este sentido?

Exacto. Y ahora mismo tenemos a todas las agencias espaciales del mundo y a las empresas más grandes del sector trabajando en ello. SpaceX está trabajando en el desarrollo de un cohete que pueda alcanzar la Luna y, algún día, pueda incluso llegar a Marte. Los cohetes actuales pueden transportar entre cuatro y seis personas como mucho. El Starship, en cambio, aspira a llevar a más de cien. La diferencia es increíble.

También se habla del futuro de cohetes suborbitales como, por ejemplo, el español Miura.

Así es. De la misma manera que hay empresas que se están centrando en el desarrollo de cohetes gigantescos capaces de alcanzar otros planetas, también hay muchas otras que están desarrollando lanzadores suborbitales más pequeños que permitan ‘acelerar’ el envío de satélites y misiones espaciales que necesiten alcanzar una órbita más baja. Ahora mismo hay una verdadera carrera para ver quién logra el mejor vehículo y quién, finalmente, se quedará con las necesidades del mercado.

En la última década hemos visto una verdadera explosión de proyectos relacionados con satélites. ¿Seguirá este sector en auge en los próximos años?

Sí. Y creo que cada vez irá a más. La humanidad cada vez depende más de los servicios satelitales. El ejemplo más claro son los satélites que proporcionan conexión a internet. En tan solo unos años pasamos de la tecnología 3G y 4G al 5G y ahora ya se está hablando del 6G. Lo mismo ocurre con los servicios de GPS. También es cierto que los satélites se están usando cada vez más para monitorizar cosas como, por ejemplo, el avance del cambio climático. 

«Los satélites se están usando cada vez más para monitorizar cosas como, por ejemplo, el avance del cambio climático»

¿Cuál es la noticia espacial que espera con más ansias en los próximos años?

El regreso de la humanidad a la Luna. Ya se está hablando de que en los próximos años se llevará a la primera mujer a la Luna. Hay quien dice que la misión se podría retrasar unos años pero, aunque así fuera, estoy segura de que en tan solo unos años veremos a una mujer en la Luna. También se está hablando de construir una base permanente allí. Aún no sabemos cuándo ocurrirá pero estoy segura de que en los próximos años tendremos grandes noticias sobre el tema.

Noticias relacionadas

Y hablando de mujeres. En estos momentos en el sector espacial siguen siendo una minoría. ¿Si habláramos dentro de 45 cree que la situación podría haber mejorado?

Está claro que partimos de una desigualdad histórica y que, poco a poco, los números van mejorando. No sé si en unas décadas habremos alcanzado la igualdad o no. Lo más importante es crear un entorno en el que las niñas se sientan acogidas y, sobre todo, que encuentren referentes de mujeres en las que inspirarse si desean emprender una carrera en este sector. Necesitamos demostrar que hay espacio para todas.