Nuevos datos arrojados por un ensayo clínico realizado en Japón sugieren que una pastilla antiviral llamada ensitrelvir acorta la duración de dos de los síntomas más característicos del COVID-19: la pérdida del olfato y del gusto.

Cuando empezó la pandemia , aproximadamente entre el 40% y el 50% de las personas con COVID-19 experimentaron la alteración del olfato y el gusto. El medicamento antiviral acelera la recuperación de estos sentidos, según los investigadores.

En Japón recibió la aprobación el año pasado y el medicamento está disponible para personas con síntomas que van de leves a moderados, independientemente de sus factores de riesgo, según explica Nature.

Su desarrollador, Shionogi, en Osaka, continúa realizando ensayos clínicos del fármaco, que aún no han sido aprobadon fuera de Japón. Fue en uno de esos estudios donde, al proporcionarle de 125 a 250 miligramos de ensitrelvir o un placebo a personas con sintomatología leve del COVID-19, observaron que el porcentaje de participantes con pérdida de olfato y gusto se había reducido a la semana un 39% respecto al inicio.

Noticias relacionadas

«La mayoría de las personas eventualmente se recuperan por sí solas, pero sabemos que algunas personas han tenido problemas a largo plazo con el olfato y el gusto», dice Yohei Doi, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad de Salud Fujita en Toyoake y uno de los investigadores del estudio.

Los problemas del olfato y del gusto son menos frecuentes ahora que en las primeras etapas de la pandemia. «Cuando las variantes de Omicron se volvieron dominantes, la pérdida del gusto y el olfato comenzó a ser cada vez menos común», dice Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud en Baltimore.